El legado del Mono

Durante el desarrollo del III Congreso Colombiano de Mastozoología, la SCMas entregará los premios en mastozoología en el mes de diciembre. Los premios surgen como iniciativa de la Sociedad para resaltar la labor de diferentes generaciones de mastozoólogos en Colombia por su aporte científico, de docencia y de conservación. Uno de estos premios ha sido nombrado en honor a Jorge Ignacio “el Mono” Hernández, quien jugó un papel fundamental en el desarrollo de la mastozoología en el país. En esta entrada, queremos resaltar el legado que el Mono Hernández dejó desde la investigación y la acción para promover la conservación de mamíferos y sus hábitats.

jorje mono hernandez

Sin duda alguna, Jorge Ignacio Hernández Camacho (1935-2001) es uno de los naturalistas más importantes de la historia en Colombia. Es imposible no sentirse inspirado por su legado en la protección de la biodiversidad, los testimonios de quienes tuvieron el honor de compartir con él y sus múltiples publicaciones científicas. Desde temprana edad, el Mono combinó una sólida formación científica con una enorme curiosidad y pasión por entender la biodiversidad, lo que le permitió realizar varias descripciones de especies endémicas de plantas, anfibios, reptiles y mamíferos.

En el campo de la mastozoología, El Mono Hernández contribuyó al conocimiento de la ecología y taxonomía de diferentes especies, desarrollando trabajos que abarcan desde monografías de especies de carnívoros, hasta notas sobre la distribución de murciélagos andinos. El aporte del mono al desarrollo de la primatología en Colombia fue particularmente importante. En un artículo póstumo al fallecimiento del Mono, el profesor Thomas Defler reseña (en inglés): “Mi conocimiento sobre la primatología en Colombia y otra fauna vertebrada fue altamente enriquecida gracias a mi trabajo con él. Sus cualidades humanas fueron considerables, y será extrañado por muchos. La especie de primate Aotus jorgehernandezi y el murciélago Carollia monohernandezi fueron nombradas en su honor, lo que demuestra el impacto del Mono sobre varias generaciones de mastozoólogos. En su extensa lista de publicaciones, el Mono cuenta con la descripción del murciélago Diclidurus ingens, especies endémicas para Colombia como la ardilla Microsciurus santanderensis y el murciélago Lonchorhina marinkellei, así como el hallazgo del género Callimico en Colombia.

Tanto en la academia como en su trabajo con el gobierno y diferentes organizaciones no gubernamentales, el mono tuvo un impacto inmenso en la conservación de la biodiversidad y los recursos naturales en Colombia. Con tan solo 21 años, el mono fue nombrado como profesor especial de la Universidad Nacional de Colombia en 1959. Allí contribuyó a la formación de centenares de estudiantes en las carreras de ciencias naturales, biología, medicina, veterinaria, agronomía y geología. El Mono Hernández también ayudó a crear la dependencia del Sistema Nacional de Áreas Protegidas en el Instituto Nacional de los Recursos Naturales Renovables y del Ambiente (INDERENA), que posteriormente se convertiría en el Ministerio de Ambiente.

Uno de los aportes fundamentales del mono fue la identificación de nueve provincias biogeográficas de Colombia: Oceánica insular Caribe, Oceánica insular Pacífico, Cinturón árido caribeño, Macizo de la Sierra Nevada de Santa Marta, Chocó, Orinoquia, Guyana, Amazonia, Andina. Esta clasificación ha ayudado a entender los patrones de distribución de varias especies de plantas y vertebrados, y ha servido de base para otras clasificaciones que reflejan los patrones de similitud biológica entre diferentes regiones del país

SFF_el_Corchal__Mono_HernandezgIOVANNY_uLLOA.jpg
Santuario de Fauna y Flora el Corchal “el Mono” Hernández. Foto: Javier Gamba, Parques Nacional Naturales

El Mono Hernández pasó sus últimos días en un paisaje de bosques de corcho ubicado en el canal del dique, en los municipios de San Onofre (Sucre) y Arjona (Bolívar). El 15 de septiembre de 2001, el Mono se despidió rodeado de manglares, ceibas, cantagallos e higuerones, aves y monos aulladores. Allí, el Mono inspiró la creación del Santuario de Fauna y Flora el Corchal “el Mono” Hernández, un lugar que honra el legado de este maravilloso naturalista. Un legado que sirve de inmensa fuente de inspiración para trabajar en pro de la conservación de nuestra biodiversidad.

Más sobre el Mono: 

Descarga el shapefile con las regiones biogeográficas propuestas por el Mono (no olvides seguir el blog!)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s